volver

INTRODUCCIÓN:

Al hacer una lectura rápida de algunos pasajes del Antiguo Testamento, no es difícil ver de dónde viene el ‘popular’ “evangelio de la prosperidad”. Basta con tomar algunas promesas hechas a los patriarcas, sumarles algunos principios malinterpretados de la fe y sellar todo con la frase “Cristo sufrió para que yo no tenga que sufrir” para tener una buena excusa para la búsqueda de riquezas. Pero también podemos hacer fácilmente una teología de que Dios odia a los ricos y llegar a una austeridad desequilibrada. Basta sólo con observar un poco el Sermón del Monte, el joven rico o Lázaro y formarás fácilmente una teología donde el dinero es malo y también aquellos que lo poseen.

Por estos grandes riesgos es que, en este trabajo, haremos una búsqueda de lo que la Biblia realmente dice acerca de la prosperidad, los bienes materiales y, finalmente, cuáles son las verdaderas riquezas para los hijos de Dios.

Entenderemos como prosperidad el estado de felicidad, satisfacción y bienestar, ya sea espiritual o corporal, que es consecuencia de la abundancia de bienes o de productos valiosos. La Escritura se centra en establecer los usos correctos o incorrectos de este concepto de riqueza.

Descarga PDF aquí

Photo of Christian Concha Baricic
Christian Concha Baricic Fundador y Director General de Acceso Directo
Photo of Christian Concha Baricic

Christian Concha Baricic

Christian Concha Baricic es el Fundador y Director General de Acceso Directo, es Pastor en la Iglesia Anglicana de Providencia en Santiago de Chile. Está casado con Paula con quien tiene dos hijos, Martina y Matías. Le encanta correr, la fotografía y restaurar cosas antiguas.
Otras entradas de Christian Concha Baricic
2 de Pedro
 
Amor Inigualable
 
2º de Pedro – 58
 
2º de Pedro – 57