volver

No debería sorprendernos que seamos tentados y probados. Después de todo, si la tentación existió en un mundo perfecto, en un mundo sin pecado, cuánto más existirá en un mundo que está lleno de pecado. Incluso el mejor de nosotros, o quizás, especialmente el mejor de nosotros está lejos de ser inmune. Después de todo, Cristo mismo fue tentado por el diablo. Estas tentaciones forman la estructura del nuevo libro de Russell Moore, La tentación y el triunfo de Cristo.

Permíteme decir desde el principio que fue necesario este libro para mostrarme cuán talentoso es Russell Moore como escritor. Leí Adopted for Life [Adoptados de por vida] y he seguido su blog por muchos años. No obstante, simplemente me sorprende el profundo, ingenioso y perspicaz escritor que es —lo digo en serio—. He leído e incluso disfrutado bastantes libros escritos por escritores promedio o buenos; fue un genuino placer leer un libro escrito por un autor tan talentoso.

En este libro, Moore busca demostrar cómo las maneras en las que Satanás tentó a Jesús en el desierto revelan las estrategias que él usará para tentarnos a todos nosotros. Él aplica estas lecciones a situaciones contemporáneas, mostrando que los diseños de Satanás no han cambiado mucho y que, de hecho, no han tenido que cambiar mucho. Él y sus secuaces han hecho un estudio largo y riguroso de la naturaleza humana y están bien instruidos en nuestras debilidades, por lo que siguen atacando por medio de la tentación.

Este es el punto en la reseña donde supongo que necesito resumir el contenido del libro y luego decirte por qué necesitas comprarlo (o por qué no). En este caso, considero que La tentación y el triunfo de Cristo es casi una lectura obligada. No puedo imaginar a una persona que no se beneficiaría de alguna manera. Sin embargo, en lugar de emplear mi patrón usual, pensé en compartir un poco de lo que otras personas han dicho sobre este libro. ¿Por qué? Porque este libro dejó una profunda impresión personal sobre mí y puedo ver que ha hecho lo mismo en otros. Y eso me intriga.

Esto es lo que una persona dijo: «este libro es realista y honesto sobre el pecado y la maldad, pero más que cualquier cosa, muestra gloriosamente a Cristo como el Vencedor que aplasta al demonio». Otro recomienda: «léelo, escudriña tu corazón, ora por gracia y únete a la lucha». Otra persona dice que «los santos que luchan en todo lugar necesitan leer este libro». Estoy completamente de acuerdo. ¿Por qué? Puedo pensar en dos razones. La primera es que todos seremos tentados y todos haríamos bien en aprender cómo identificar y vencer la tentación. La segunda es aprender que la tentación no es pecado. Hay gran consuelo en saber que la tentación es universal y no es necesariamente una señal de una vida pecaminosa.

Entonces, ¿qué puedo decir? Lee este libro. Léelo por el bien de tu alma. Me encantó y encontré que fue un beneficio inmediato para mi vida como se evidencia, quizás, en el hecho de que generó un par de artículos para este blog (An Image Naked Enough [Una imagen lo suficientemente desnuda] y Your Desires [Tus deseos]). Aprende de Moore a medida que enseña cómo Satanás forma su tentación y cómo puede ser vencido a través del poder dado a nosotros gracias a la cruz de Cristo.

La tentación y el triunfo de Cristo. Russell D. Moore. Editorial Portavoz, 201 páginas.

Esta reseña fue publicada originalmente en Tim Challies.
Photo of Tim Challies
Tim Challies
Photo of Tim Challies

Tim Challies

Tim Challies es un seguidor de Jesucristo, esposo de Aileen y padre de tres niños. Se congrega y sirve como pastor en Grace Fellowship Church en Toronto, Ontario. Es autor de libros, entre los cuales puedes encontrar: Discernimiento: una disciplina práctica y espiritual, Limpia tu mente y Haz más y mejor; es  cofundador de Cruciform Press y escribe regularmente en challies.com
Otras entradas de Tim Challies
Seis razones por las que el adulterio es muy serio
 
Los pecados prohibidos por el noveno mandamiento en un mundo de redes sociales
 
Los deberes exigidos por el noveno mandamiento en un mundo de redes sociales
 
Termina firme