volver

 Título original en inglés: “Why Do We Seem Negative About Psychiatric Medications?


Siempre hemos hablado de los medicamentos psiquiátricos en términos de sabiduría: a veces es sabio usarlos; otras veces no lo es. No obstante, si sigues las citas de investigaciones seculares que hemos publicado como CCEF, normalmente identificamos las publicaciones que nos muestran las limitaciones de los medicamentos y, por lo tanto, a lo largo del tiempo, parecemos ser negativos.

Bien, ¿qué creemos realmente? Si pensamos que el uso de medicamentos puede ser sabio, ¿por qué citamos sistemáticamente las limitaciones en lugar de los beneficios? ¿Realmente creemos que es un asunto de sabiduría? Sí, lo creemos. No es correcto ni incorrecto, bueno ni maligno. Busca asesoramiento informado de familiares y profesionales médicos, y toma una decisión.

Entonces, ¿por qué citamos las limitaciones? Por tres razones:

En primer lugar, como consejeros tendemos a ver a personas que toman algún medicamento, pero que no les ha sido muy útil; aún experimentan mucha angustia. También vemos a quienes llegaron a ser dependientes de ansiolíticos y están sufriendo debido al proceso de abstinencia. Es cierto que el tamaño de nuestra muestra no es grande. Ciertamente, sabemos que hay muchas personas que garantizan la utilidad de un medicamento y eso nos lleva a la siguiente razón.

En segundo lugar, los beneficios de los medicamentos están bien publicitados; las limitaciones no. Constantemente, recibimos mensajes positivos acerca de los medicamentos por medio de la publicidad, de amigos y de colegas. Sin embargo, estos mensajes exageran los beneficios y quitan importancia a las limitaciones (a menos que presten cuidadosa atención al emisor que transmite un mensaje a toda velocidad al final del comercial). Por tanto, creo que un par de palabras de advertencia entregan un contrapunto útil.

En tercer lugar, hay algo teológico ocurriendo aquí. Si tu visión de las personas es que somos cuerpos en esencia y nada más, entonces los medicamentos son el principal medio de cambio. Sin embargo, si crees que el corazón humano es un lugar lleno de lealtades, de esperanzas frustradas, de deseos exagerados, de dolores profundos y de todo tipo de motivaciones contradictorias, entonces tu atención será llevada a donde está la acción. Todavía tienes un intenso interés en el cuerpo y en aliviar el sufrimiento físico siempre que sea posible, pero también sabes que puedes crecer en contentamiento, esperanza y amor aun en medio de las enfermedades. Los problemas físicos rara vez pueden evitar que crezcamos en piedad. Mientras más atraído estás a las complejidades de la experiencia humana, menos atraído estarás a la importancia de los medicamentos psiquiátricos.

La consejería bíblica no es única en esto. Por ejemplo, las terapias existenciales, que también creen que existe un montón de cosas ocurriendo dentro de una persona, parecen estudiar los medicamentos en general en lugar de especializarse en ellos.

Noten cómo funciona esto en una persona en particular. Dos personas luchan con ansiedad. Una no tiene conocimiento de cómo el corazón (la persona interior) impacta la ansiedad, y por lo tanto, piensa primero en aliviar los síntomas no deseados con medicamentos. La otra persona comienza con: «Señor, ayuda». Y luego un mundo interminable de hermosas palabras y promesas comienzan a brotar de la Escritura. La experiencia de la ansiedad no desaparece, pero la noticia de que Dios entiende la ansiedad y que tiene compasión de los ansiosos, ofrece muchas cosas buenas. Trae esperanza y consuelo, y, de alguna manera, hace que la experiencia sea menos angustiante. Tendemos a pensar en los medicamentos cuando estamos atascados, sin poder acudir a ningún otro lugar, pero esta persona aún ve mucho más por delante. ¿Podría considerar los medicamentos? Sin duda. Sin embargo, no tendrán el mismo lugar de privilegio. Podrá ser útil para algunos síntomas, pero no para otros.

Estos pueden ser asuntos complejos y es difícil ofrecer una perspectiva general como esta sin plantear muchas otras preguntas, pero espero que suene fiel a la Escritura, que comprenda la experiencia humana y que sea compasiva.

Este artículo fue traducido íntegramente con el permiso de The Christian Counseling & Educational Foundation (CCEF) por María José Ojeda, Acceso Directo, Santiago, Chile. La traducción es responsabilidad exclusiva del traductor.
Esta traducción tiene concedido el Copyright © (30 de septiembre, 2020) de The Christian Counseling & Educational Foundation (CCEF). El artículo original titulado “Why Do We Seem Negative About Psychiatric Medications?” Copyright © 2020 fue traducido por María José Ojeda, Traductora General, Acceso Directo. El contenido completo está protegido por los derechos de autor y no puede ser reproducido sin el permiso escrito otorgado por CCEF. Para más información sobre clases, materiales, conferencias, educación a distancia y otros servicios, por favor, visite www.ccef.org.
Photo of Dr. Edward Welch
Dr. Edward Welch
Photo of Dr. Edward Welch

Dr. Edward Welch

Dr. Edward Welch es consejero y miembro de la facultad de The Christian Counseling and Education Foundation (CCEF). Él ha hecho consejería por más de treinta años y ha escrito ampliamente sobre depresión, temor y adicciones. Es autor de Cuando la gente es grande y Dios es pequeño y de Lado a lado: andando con otros en sabiduría y amor. Él y su esposa, Sheri, tienen dos hijas que están casadas y ocho nietos. En su tiempo libre, Ed disfruta pasar tiempo con su esposa y su familia extendida y tocar su guitarra.

Otras entradas de Dr. Edward Welch
¿Podemos ser positivos respecto a los medicamentos psiquiátricos?
 
Las pequeñas decisiones importan: discernimiento para la vida cotidiana
 
¿Qué está haciendo Dios?: la tentación de sobreinterpretar el sufrimiento
 
El temor y la fe unidos