volver

Nuestras reuniones de oración rara vez han sido de gran ánimo para el corazón de este pastor.

Cuando me convertí en el pastor de nuestra iglesia en Munich, la iglesia tenía un estudio bíblico semanal. Sin embargo, una vez al mes realizamos una reunión de oración en vez de un estudio bíblico. En días buenos, la asistencia a la reunión de oración era la mitad del estudio bíblico. En una ocasión, alguien apareció para el estudio bíblico, se dio cuenta que era una reunión de oración y pidiendo perdón se dio la vuelta y se fue. Intentamos hacer cosas diferentes en el tiempo de oración, fuera lo que fuera que probáramos, nunca tuvieron mucha asistencia.

Entonces, el coronavirus se propagó y nos dijeron que ya no podíamos reunirnos más como iglesia. Todo se detuvo de golpe, incluso nuestras reuniones de oración. Rápidamente decidimos cambiar a servicios en línea y finalmente comenzamos un podcast de la iglesia que se había estado planeando por un tiempo.

También un colega sugirió algo inusual: que comenzáramos un tiempo de oración diario vía Skype para quienes estuvieran interesados. Lo anunció por medio de correo electrónico a todos nuestros miembros. Me alegró y, al mismo tiempo, me dio curiosidad ver cómo resultaría.

Me perdí la primera llamada debido a otros compromisos, pero le dije a mi colega que me uniría al día siguiente. No obstante, después del primer tiempo de oración por Skype, me envió un correo electrónico, diciéndome que agregaríamos una segunda franja horaria noventa minutos después porque habían muchos miembros que querían ser parte. Fui testigo de la otra llamada, nuestro segundo tiempo de oración vía SKype y fue muy concurrida. Llevamos tres semanas[1] en esto, el número de personas no ha disminuido; totalmente lo opuesto, ahora nos estamos cambiando a otras plataformas y tenemos tiempos de oración adicionales para aumentar la capacidad.

Soy culpable de esto: antes de todo lo que está ocurriendo, no era solo la iglesia la que no estaba entusiasmada para reunirse a orar. Yo mismo estaba más interesado en los estudios bíblicos que en las reuniones de oración. Sin embargo, esto está cambiando; para mí y para muchos en la iglesia. De hecho, estos tiempos de oración se han transformado en mi clímax diario. Son momentos lindos. Sí, no podemos juntarnos; y sin embargo, seguimos estrechamente conectados. Es un gran gozo ver a muchos de nuestros miembros a los que nunca había visto en una reunión de oración; a los que nunca había escuchado orar antes, y ahora los escucho cada día.

Mientras oramos a través de Internet, puedo sentir un deseo cada vez mayor por tener tiempos de oración en persona. Mi esperanza y mi oración es que esto perdure más allá de la COVID-19, que las disciplinas que comenzaron aquí continúen y traigan salud a la vida de oración de nuestra iglesia.

Dios es bueno. Él constantemente usa las circunstancias que podríamos considerar malas para llevar a cabo sus gloriosos propósitos entre su pueblo.

Este recurso fue publicado originalmente en 9Marks.

[1] Esto corresponde a la fecha original de publicación del artículo en inglés (13 de abril, 2020).

Photo of Matthias Lohmann
Matthias Lohmann
Photo of Matthias Lohmann

Matthias Lohmann

Matthias Lohmann es el pastor de una iglesia evangélica en el centro de Munich, Alemania, y es uno de los líderes del compañerismo en el Evangelio alemán Evangelium21.