volver

Nota del editor: esta es la respuesta a una de las diferentes preguntas que los oyentes del pódcast Ask Pastor John le hacen al pastor John Piper.


Una oyente del pódcast llamada Lisa nos escribe sobre la impuntualidad crónica. Ella pregunta: «querido Pastor John, ¿la impuntualidad habitual es pecado? ¿Cómo le hablarías a un hermano de la iglesia que de manera constante llega (diez, quince e incluso hasta veinte minutos) tarde a sus compromisos?».

Tal vez si abordo esto de cierta manera, resultará útil no solo para tratar con personas que son crónicamente impuntuales, sino también con otras molestias, debilidades o defectos que pueden tener las personas y que necesitamos abordar o solucionar. Así que espero que lo que diga aquí sea de uso más amplio que solo ese tema en particular.

Consideraciones culturales

Lo primero que debemos decir, por supuesto, es: considera la cultura en la que vives. El hecho de que una persona llegue tarde está determinado, en parte, por las expectativas culturales sobre cuándo debe llegar, y existen algunas diferencias culturales entre distintos grupos.

Pensamos en culturas menos orientadas a la precisión —como las que exigen el transporte y la industria occidentales—. Es posible que esas culturas hayan regido sus reuniones durante generaciones en función de dónde está el sol en el cielo, no de dónde están las manecillas del reloj. Y, por lo tanto, no serías considerado impuntual si llegas con media hora de diferencia o tal vez con una hora de diferencia. En esa cultura es así.

Cuando estuve en Alemania en los 70, me invitaron a la casa de mi Doktorvater para una reunión nocturna. Era la primera vez. Era nuevo en una situación alemana y no sabía qué esperar. Así que tomé el tren (y, por cierto, puedes contar con que los trenes lleguen a tiempo en Múnich, Alemania). Tomé un tren y caminé hasta unos cinco minutos antes de la hora, toqué al timbre y me invadió una sensación de temor cuando su esposa abrió la puerta con una especie de mirada de sorpresa en su rostro. Se recuperó rápidamente y me invitó a entrar, y luego me dijeron que realmente el tiempo ideal para llegar es cinco minutos después de la hora señalada, no cinco minutos antes. Bueno, acabas de aprender lo que significa tarde y lo que significa temprano.

Así que lo primero es la cultura. Para la mayor parte del mundo occidental, las demandas de la industria y los viajes han creado una cultura en la que llegar tarde no solo puede ser molesto, irrespetuoso o inconveniente, sino incluso peligroso, tanto para la persona que llega tarde como para los que tienen que esperar. Por ejemplo, si llegas tarde a un avión, perderás tu vuelo, lo que puede ser un gran problema. Si estás en el ejército y la orden es: a las 19:00 horas habrá fuego de la fuerza aérea, puedes tomar tu pelotón y correr durante quince minutos por este territorio abierto porque no podrán dispararte. Si se retrasan por tres minutos, tal vez la mayoría de ustedes acabarían muertos. Por lo tanto, la impuntualidad puede ser un problema importante o un inconveniente menor.

Amar para ayudar

Una vez que hayas discernido el nivel de expectativa en el grupo al que perteneces y una vez que hayas calculado la medida de molestia, irritación, perturbación o incluso el peligro que una persona podría causar, entonces tienes que discernir: ¿cuánto esfuerzo pongo en ayudar a alguien a no llegar tarde? Y se convierte en un problema moral, dice la Biblia, si estás haciendo mal a tu prójimo. «El amor no hace mal al prójimo […]» (Ro 13:10), y si llegar tarde perjudica al grupo, dificultando de alguna manera su trabajo, entonces no estás actuando con amor, y entonces se convierte en un problema moral.

Pablo dice: «El amor […] no se comporta con rudeza» (1Co 13:4-5, NVI). Y esa idea de rudeza significa que no ofende las expectativas culturales. Y la rudeza cambia de una cultura a otra. El amor no está tan envuelto en sí mismo como para no prestar atención a cosas como cuáles son las expectativas de este grupo. La Biblia también dice: el amor considera a los otros como más importantes que a sí mismos (Fil 2:1–3). Y el amor piensa en los intereses de los demás, no solo en los propios. Entonces, los casos de impuntualidad pueden convertirse en un problema grave de pecado si un número suficiente de personas se ven seriamente perjudicadas por tu impuntualidad.

Cuatro sugerencias para ayudar a los que llegan tarde habitualmente

Entonces, ¿qué hacer si conoces a alguien —o tú eres parte de ese grupo— y necesitan que alguien los ayude, ya que esto está causando inconvenientes, interrupciones o siendo un obstáculo? Esto es lo que yo haría.

1. Aludir de manera gentil el tema

Primero, gentilmente, quizás en broma, le indicaría en privado a la persona que sería útil que llegara a tiempo. Déjalo así. No es una gran cosa, es solo una simple sugerencia. Fíjate si ayuda, y mi opinión es que ayudaría a mucha gente.

2. Mantén una conversación uno a uno más enfocada

Si no produce ningún tipo de cambio, apartaría a la persona para hablar a solas una segunda vez y le preguntaría si hay algún problema, si hay alguna razón por la cual siempre llegan tarde y por la que no puede llegar a tiempo. Y puede que descubras algo que lo podría ayudar.

O puede que disciernas (y esto sucede) que simplemente hay una desconexión de personalidad de algún tipo aquí. Y eso los vuelve habitualmente distraídos con el tiempo. Y en ese caso, la pregunta es: ¿tienes suficiente capital relacional para trabajar eso con ellos? Si no lo tienes, probablemente no podrás hacer mucho.

3. Ofrece consejos prácticos

Si tienes suficiente capital relacional con la persona, si está dispuesta a dejarte entrar en su vida, entonces puedes decir: «¿qué tal si configuras tu alarma quince minutos antes en la mañana?». O podría decir: «tengo una aplicación en mi teléfono y esta aplicación te avisa con anticipación. ¿Qué tal si la configuras? ¿Qué tal si me dejas configurarla por ti?».

En otras palabras, tienes que determinar: ¿es tal la falta de atención de esta persona que se marchará y dirá: «buena idea» y nunca lo hará? ¿O puedes hacerlo tú por él?

4. Ora por humildad

Ahora, por supuesto, todo esto requiere una enorme cantidad de humildad por parte de la persona que está siendo impuntual. Admitir que tienes un problema y que no lo puedes resolver por ti mismo requiere humildad. ¿Y querrán someterse a tu consejo? ¿Tomarán la actitud de una persona en necesidad que no es capaz de dirigir su propia vida de manera tan eficiente como quisiera, y que eso molesta a otras personas?

Y si no encuentras ese tipo de humildad que te permita trabajar con ellos de manera práctica, sino que se resiste, entonces probablemente necesitarás orar por ellos y trabajar para que su impuntualidad no sea un obstáculo. Y eso significa que probablemente nunca tomarán un cierto rol en ese grupo, en el que se necesita tener más precisión, más cuidado, más intencionalidad y atención. Y tu expectativa será que lleguen tarde y los tomen por lo que son.

En el servicio a los demás, cambiamos algunas cosas, perdonamos algunas cosas y soportamos algunas cosas. Y necesitamos sabiduría para saber cuál es cuál para cada persona en nuestra vida.

John Piper © 2022 Desiring God. Publicado originalmente en esta dirección. Usado con permiso.
Photo of John Piper
John Piper
Photo of John Piper

John Piper

John Piper es fundador y profesor de desiringGod.org y rector de Bethlehem College & Seminary. Por 33 años, sirvió como pastor de la Iglesia bautista Bethlehem en Minneapolis, Minnesota. Es autor de más de 50 libros, dentro de ellos se encuentran: Sed de Dios: meditaciones de un hedonista cristiano, y más recientemente, Por qué amo al apóstol Pablo: 30 razones.
Otras entradas de John Piper
¿Cómo oro por la salvación de mi esposo?
 
¿Deberían los cristianos visitar los cementerios?
 
Consejo para esposas con maridos ásperos
 
¿Puedo repartir mi diezmo entre mi iglesia y otro ministerio?