volver

Título original en inglés: “Fear and Faith Conjoined


¿El temor y la ansiedad son malos? Las respuestas que escuchamos no son siempre claras. Estas pueden dejarnos con un resonante «algo así» o «a veces», que no ayudan a las personas que ya se sienten  inseguras y menos espirituales que otras. Si esperas que el crecimiento espiritual te haga menos temeroso y te libre de la ansiedad, entonces estás suponiendo que los temores y la ansiedad son pecados que simplemente están esperando ser removidos. En respuesta, te quedan dos opciones: culpa eterna de bajo nivel o maneras de lidiar con el temor por cuenta propia, lejos del Señor.

Lo que es claro en la Escritura es que vivimos en un mundo que tiene amenazas inagotables y que el Señor hace frente a tu temor (no con llamados al arrepentimiento, sino que con consuelo). Por tanto, con mayor crecimiento espiritual esperamos que la fe y el temor se unan en lugar de que el temor sea erradicado. Cuando aparezcan los temores, la fe está justo ahí al lado de ellos. El Salmo 56 es una guía útil para este delicado proceso.

El salmista puso sus temores en palabras y, luego, habla inmediatamente de su confianza en el cuidado y en la presencia de Dios. Verbalizamos nuestros temores y nuestra confianza al mismo tiempo. Los extremos del lamento se encuentran con la confianza espiritual, de un lado a otro.

Ten piedad de mí, oh Dios, porque el hombre me ha pisoteado;

Me oprime combatiéndome todo el día.

Mis enemigos me han pisoteado todo el día,

Porque muchos son los que con soberbia pelean contra mí.

El día en que temo,

Yo en ti confío.

En Dios, cuya palabra alabo,

En Dios he confiado, no temeré.

¿Qué puede hacerme el hombre? (Sal 56:1-4)

Hay temores sobre él. No es la imaginación de un día distante. Después de su declaración de confianza en el Señor, él vuelve a sus abrumadoras circunstancias.

Todo el día pervierten mis palabras;

Todos sus pensamientos contra mí son para mal.

Atacan, se esconden,

Espían mis pasos,

Como esperando para quitarme la vida.

Por causa de la iniquidad, arrójalos,

En tu ira humilla a los pueblos, oh Dios (vv. 5-7)

Con el temor y la fe como compañeros unidos, el salmista, entonces, vuelve a centrar sus ojos en una realidad más profunda. Dios recuerda incluso el intermitente descanso de su pueblo. Y Él nunca recuerda simplemente, Él actúa. Él se complace en estar para ti; Él es tu Dios.

Tú has tomado en cuenta mi vida errante;

Pon mis lágrimas en Tu frasco;

¿Acaso no están en Tu libro?

Entonces mis enemigos retrocedieron el día en que yo te invoque.

Esto sé: que Dios está a favor mío (vv. 8-9).

Entonces, repite su estribillo anterior.

En Dios, cuya palabra alabo,

En el Señor, cuya palabra honro;

En Dios he confiado, no temeré.

¿Qué puede hacerme el hombre? (vv. 10-11)

¿Qué puede hacer el enemigo? Bastante. Sin embargo, ningún enemigo puede refrenar a Dios de recordar y de actuar por nosotros. Ningún enemigo triunfará finalmente. Incluso la misma muerte no impedirá que estés en la presencia y en la misericordia de Dios. Por tanto, mientras buscamos miniliberaciones en la vida diaria y total liberación y justicia venidera, damos gracias.

Están sobre mí, oh Dios, los votos que te hice;

Ofrendas de acción de gracias te ofreceré.

Pues Tú has librado mi alma de la muerte,

Y mis pies de tropiezo,

Para que yo pueda andar delante de Dios

En la luz de la vida (vv. 12-13)

La ausencia de temor, mientras tanto, espera la era que vendrá.

Este artículo fue traducido íntegramente con el permiso de The Christian Counseling & Educational Foundation (CCEF) por María José Ojeda, Acceso Directo, Santiago, Chile. La traducción es responsabilidad exclusiva del traductor.
Esta traducción tiene concedido el Copyright © (06 de agosto, 2020) de The Christian Counseling & Educational Foundation (CCEF). El artículo original titulado “Fear and Faith Conjoined” Copyright © 2020 fue traducido por María José Ojeda, Traductora General, Acceso Directo. El contenido completo está protegido por los derechos de autor y no puede ser reproducido sin el permiso escrito otorgado por CCEF. Para más información sobre clases, materiales, conferencias, educación a distancia y otros servicios, por favor, visite www.ccef.org.
Photo of Dr. Edward Welch
Dr. Edward Welch
Photo of Dr. Edward Welch

Dr. Edward Welch

Dr. Edward Welch es consejero y miembro de la facultad de The Christian Counseling and Education Foundation (CCEF). Él ha hecho consejería por más de treinta años y ha escrito ampliamente sobre depresión, temor y adicciones. Es autor de Cuando la gente es grande y Dios es pequeño y de Lado a lado: andando con otros en sabiduría y amor. Él y su esposa, Sheri, tienen dos hijas que están casadas y ocho nietos. En su tiempo libre, Ed disfruta pasar tiempo con su esposa y su familia extendida y tocar su guitarra.

Otras entradas de Dr. Edward Welch
¿Qué está haciendo Dios?: la tentación de sobreinterpretar el sufrimiento
 
COVID-19: ¿ansioso por el dinero?
 
La paz que sobrepasa todo entendimiento
 
El temor al futuro