volver

En el libro de Efesios, el apóstol Pablo muestra cómo la gracia de Dios en Cristo empodera a la iglesia para la vida básica del cristiano en un mundo roto. Las exposiciones profundas de Pablo de la gloriosa gracia de Dios y las implicaciones prácticas de esa gracia le da a los pastores innumerables razones para predicar esta epístola. A continuación, comparto cuatro de ellas para que las consideres.

1. Efesios atesora las joyas de la gracia de Dios

Pablo comienza esta epístola dejando al descubierto las impresionantes bendiciones de Dios para quienes están en Cristo. Desde la cárcel, el apóstol invita al lector a meditar en la obra de Dios en la eternidad pasada a fin de explorar la profundidad de los eternos dones de la gracia de Dios: la elección, la santificación, el amor, la adopción, la redención, el perdón, la revelación y la unidad. Dios nos colma con estos dones para nuestra alegría y para su gloria.

Pablo anhela que sus lectores queden deslumbrados por estas bendiciones tanto así que ora para que Dios abra nuestros corazones a la esperanza, a la herencia y a la grandeza del poder de Dios hacia quienes reciben estos dones de gracia. Es más, ¡el capítulo introductorio tiene tantos dones de gracia que Martyn Lloyd-Jones predicó más de 35 sermones solo sobre eso! Pastor, podría no ser sabio predicar tantos sermones como Lloyd-Jones, pero con la ayuda de Dios, predicar Efesios llevará a tu iglesia más allá: hacia el cofre del tesoro de la gloriosa gracia de Dios.

2. Efesios expone la extraordinaria gracia de Dios para la iglesia y por medio de ella

Otra razón para considerar predicar Efesios es por cómo esta epístola transforma nuestra comprensión de la obra de Dios en la iglesia y por medio de ella. En Efesios 2, Pablo resume tanto nuestros testimonios personales como cristianos como nuestro testimonio comunitario como iglesia. Como personas, yacíamos en tumbas espirituales, pero por la gracia de Dios fuimos resucitados con Cristo y sentados con Él en lugares celestiales.

Su gloriosa gracia simplemente no puede ser contenida en esta era, pero será revelada eternamente a su iglesia en la era venidera. Por mientras, a medida que avanzamos hacia ese momento, andamos en las buenas obras que Él ha preparado para nosotros para este tiempo. Oh, qué gozo es cuando nuestras iglesias están llenas de personas que se asombran ante la abundante gracia que han experimentado personalmente en su propia conversión a Cristo.

Lo hermoso respecto a Efesios es que nos anima a ver cómo nuestros testimonios individuales acompañan a las implicaciones comunitarias. Después de todo, estábamos muertos no solo a Dios, sino que también al pueblo de Dios. No obstante, la cruz de Cristo ha destruido la muralla divisoria de hostilidad entre judíos y gentiles. Por la gracia de Dios estamos unidos a Dios y entre nosotros. Por lo tanto, no importa cuál sea nuestra etnia, nuestro estatus social o nuestro trasfondo moral, como cristianos somos ciudadanos iguales, miembros de la misma familia y piedras estratégicas en el templo de Dios.

En el mundo polarizado y racialmente cargado de hoy, nuestras iglesias tienen la gracia necesaria para poner en exhibición el poder reconciliador del Evangelio —no solo para el mundo visible, sino que también para los gobernantes y autoridades en el mundo celestial (Ef 3:10)—. Predicar Efesios revela que la gracia de Dios crea una comunidad construida no basada en preferencias étnicas, culturales o políticas, sino que en los afectos de tumbas vacías. Nuestras congregaciones sin duda se beneficiarán de esta elevada visión de la gracia de Dios para la iglesia y por medio de ella.

3. Efesios explica cómo la gracia de Dios empodera nuestra búsqueda de santidad personal

La estructura de Efesios deja en claro que nuestras acciones como cristianos tienen el propósito de fluir desde nuestra identidad en el Evangelio. Nuestra identidad en el Evangelio está asentada en la gracia electora de Dios en la eternidad pasada; no fluctúa de acuerdo a nuestro desempeño presente. Saber y creer esto ayudará a nuestras iglesias a evitar los peligros del legalismo mientras que al mismo tiempo cuida a nuestras iglesias de una incomprensión de la gracia que lleva al libertinaje. Efesios es muy claro: una identidad basada en la gracia produce unidad y acciones que glorifican a Dios.

Pablo aplica útilmente la gracia transformadora de Dios a nuestra búsqueda personal de santidad en la vida real. El aborda la honestidad, el enojo, la integridad, la generosidad, el habla, el perdón, la pureza sexual, el discernimiento y la vida sabia en un mundo malvado. Nuestra congregación necesita esa instrucción práctica para que a medida que nos reunamos y nos dispersamos, podamos exponer el poder transformador del Evangelio.

4. Efesios explica cómo la gracia de Dios transforma las relaciones

Pablo no solo aborda la manera en que la gracia de Dios empodera y transforma nuestra búsqueda personal de santidad, él también aplica el mensaje del Evangelio a nuestras relaciones interpersonales. La gracia de Dios crea a la iglesia, la comunidad llena del Espíritu donde sus miembros están unidos en amor. Esta unidad amorosa lleva a relaciones en la iglesia donde cantamos la verdad y nos sometemos unos a otros a fin de someternos a Cristo.

Esta gracia también transforma el hogar. El matrimonio tiene el propósito de ser un reflejo del Evangelio de la gracia de Dios. Un esposo debe amar a su esposa como Cristo ama a su iglesia. Él debe estar dispuesto a dar su vida por el bien eterno de su novia. La esposa debe someterse con gusto al liderazgo sacrificial y amoroso de su esposo como la iglesia lo hace a Cristo. Nuestras iglesias (y ciertamente el mundo) se beneficiarán grandemente del tipo de matrimonios saludables y que muestran el Evangelio como los que leemos en Efesios.

Pablo también aborda las relaciones entre padres e hijos. Los padres deben liderar pacientemente el proceso de hacer discípulos que se exige para los hijos en casa. Los hijos deben obedecer a sus padres. Las familias en nuestras iglesias florecerán al entender cómo la gracia de Dios instruye y transforma el hogar.

Predicar Efesios también ayudará a nuestra congregación a entender cómo la gracia transforma nuestras relaciones vocacionales. En lugar de estar motivados por la aprobación del hombre, Pablo dice que debemos trabajar de una manera que agrada a nuestro Amo celestial. Quienes tienen puestos de autoridad deben tratar a sus empleados con la dignidad y el respeto que viene de entender que Dios no muestra favoritismos. Esta comprensión de la gracia transformadora de Dios muestra la gloria de Dios en nuestros lugares de trabajo donde nos observan.

Por último, predicar Efesios explicará cómo la gracia de Dios transforma nuestra relación con el mundo roto. Pablo enseña que estamos en una guerra espiritual y que debemos ponernos la armadura requerida para que podamos luchar contra el reino demoníaco. Como siervos de la iglesia, debemos recordar que nosotros, junto con nuestra congregación, estamos luchando en una guerra cósmica que ya fue ganada por Cristo, cuya victoria es desplegada por medio de su iglesia. Debemos predicar Efesios para que nuestras iglesias estén equipadas para sus batallas actuales hasta que experimenten la victoria final.

Conclusión

En Efesios, Pablo demuestra cómo una comprensión de la gracia de Dios en Cristo empodera a la iglesia para la vida básica del cristiano en un mundo roto. Al predicar Efesios, la teología elevada se volverá sencilla por medio de aplicaciones prácticas a medida que buscamos la santidad personal como las relaciones transformadas. Que el Espíritu use nuestros sermones de Efesios para ayudar a nuestras iglesias a permanecer en asombro a medida que andan en el poder de la gloriosa gracia de Dios en Cristo.

Este recurso fue publicado originalmente en 9Marks.
Photo of Clint Darst
Clint Darst
Photo of Clint Darst

Clint Darst

Clint Darst es el pastor a cargo de la iglesia King's Cross en Greensboro, Carolina del Norte.