volver

Largos años de soltería parecen ser una tendencia cada vez mayor en nuestra cultura.

Debido a una variedad de razones, la mayoría de los hombres y de las mujeres jóvenes no se están casando tan rápido como quisieran.

Como una mujer que no se casó hasta los treinta años, puedo identificar las luchas, los dolores y las dificultades que acompañan a aquellos años extra de soltería no deseados. Aunque no viví esos años de soltería perfectamente, aprendí un par de cosas que fueron extremadamente beneficiosas para mí durante ese tiempo.

Ya sea que estés soltera o casada, estos consejos te animarán (o ayudarán a animar a las solteras que conoces) a vivir con intención y propósito durante ese tiempo.

Cinco estrategias para vivir con propósito como una chica soltera:

1. No veas la soltería como un estado «intermedio»

Definitivamente, hubo momentos en mi propia vida de soltera en los que veía los años de soltería como una etapa que debía ser «soportada». Veía al matrimonio como lo bueno y la soltería como lo malo. Quería que la etapa de la soltería terminara lo antes posible para que pudiera avanzar en la vida y ser un adulto real y con propósito.

Afortunadamente, Dios me ayudó a ver que la soltería no es una etapa «intermedia» que debía soportar, sino que una etapa importante y valiosa de la vida.

Quiero animarte, soltera, a abrazar esta etapa de la vida. Dios te tiene en esta etapa por una razón. No desperdicies estos valiosos años queriendo que el matrimonio aparezca en tu camino. Aprovecha el tiempo que Dios te ha dado y disfruta al máximo esta etapa.

2. Sal de tu burbuja de amigos solteros

En nuestra sociedad, hay una gran presión con quedarte en tu propio grupo de gente. Los adolescentes con los adolescentes; los universitarios con los universitarios; los solteros con los solteros; los casados con los casados; los ancianos con los ancianos. No existe un solo grupo que los mezcle todos.

Personalmente, pienso que es una manera de pensar terrible.

En lugar de restringir tus grupos de amigos a «solo solteros», intenta mezclar un poco. Pasa tiempo invirtiendo en aquellas que son menores que tú. Pasa tiempo con tus abuelos o con parejas de ancianos de tu iglesia. Pasa tiempo con familias jóvenes o con matrimonios que han estado casados por muchas décadas. Sal de tus grupos normales de amigos y comienza a invertir y a beneficiarte de aquellos que están en etapas diferentes a la tuya.

3. Escoge la gratitud durante esta etapa

En ninguna parte de la Escritura vemos que se le dé a los solteros un «pase» especial para vivir en descontento e ingratitud. Dios nos ordena a dar gracias en todo, a pesar de nuestras circunstancias. «Estén siempre gozosos. Oren sin cesar. Den gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús» (1Ts 5:16-18). La gratitud es una decisión; es algo que tienes que decidir hacer, pese a cómo te sientas.

Me encanta como Nancy Leigh Demoss lo dice en su libro, Sea agradecido:

He aprendido que en cada circunstancia de mi vida, puedo decidir responder de una de las siguientes maneras: me puedo quejar o ¡puedo alabar! Y no puedo alabar sin dar gracias. Simplemente no es posible. Cuando decidimos alabar y dar gracias, especialmente en medio de circunstancias difíciles, hay una fragancia, un brillo que mana de nuestra vida que bendice al Señor y a los demás.

4. Usa estos años de soltería para la gloria de Dios

Las personas solteras tienen mucho potencial de impacto por el Reino de Dios. Normalmente, los solteros tienen energía, juventud, flexibilidad y tiempo para ser usados de maneras en que los casados no pueden. En lugar de estar de brazos cruzados esperando que «el indicado» se atraviese en tu camino, vivamos con propósito e intencionalidad.

Aprovecha esta etapa increíblemente única y vive con la eternidad en mente.

Como escribí en mi libro, Girl Defined: God’s Radical Design for Beauty, Femininity and Identity [Chica definida: el diseño radical de Dios para la belleza, la feminidad y la identidad]: «Cuando llegue la eternidad, solo las cosas que hiciste por Cristo importarán realmente». Decidamos ser hombres y mujeres solteros que viven verdaderamente con eso en mente.

5. Busca activamente oportunidades para servir

Existe tanta necesidad en nuestras iglesias y comunidades que desesperadamente deben ser suplidas. Hay chicos y chicas jóvenes que necesitan modelos a imitar y mentores piadosos. Existen ancianos en necesidad de amor y compañía. Hay mamás solteras a las que le vendría realmente bien ayuda en un millón de maneras. No toma mucho encontrar una necesidad. Los solteros necesitan buscar activamente oportunidades para servir.

Los solteros necesitan dejar de esperar que Dios les traiga oportunidades a la puerta de sus casas y deben comenzar a hacer grandes esfuerzos para amar y servir a aquellos que Dios ha puesto a su alrededor.

Te desafío a ser una soltera (o a animar a las solteras que conozcas) que vive con propósito e intención durante esta etapa. No esperes a que «el pasto más verde» se atraviese en tu camino. Decide vivir cada día para la gloria de Dios.

¿Cuál de las cinco estrategias necesitas aplicar más en tu vida en este momento?

Este artículo fue publicado originalmente en GirlDefined.
Photo of Bethany Beal
Bethany Beal
Photo of Bethany Beal

Bethany Beal

Bethany Beal es una chica nacida y criada en Texas. Es cofundadora GirlDefined Ministries y coautora de Una chica definida por DiosEl amor definido por DiosLa sexualidad definida por Dios: el diseño radical de Dios para el sexo, la pureza y los anhelos del corazón. Le apasiona esparcir la verdad de la femineidad bíblica por medio de blogs, conversaciones y mentorías a otras mujeres. Para su familia y amigos cercanos, ella es simplemente una chica rubia alta que ama cualquier manera de competencia, que toma demasiado café y que no puede más de amor por su esponjoso perrito.
Otras entradas de Bethany Beal
Cuatro consejos para una hija adulta que decide vivir en casa de sus padres
 
El sexo y la chica cristiana soltera
 
Diez consejos para mantener tu corazón enfocado en Jesús
 
La lujuria también es un problema de chicas