volver

Amo cada libro de la Biblia. Es maravilloso ver cómo cada uno contribuye a la impresionante visión panorámica del plan y propósito salvador de Dios a lo largo de la historia. El libro de Malaquías no es la excepción. Leer este libro es como pararse sobre el Monte Nebo, desde donde puedes ver la Tierra Prometida del Nuevo Testamento. Desde esas alturas incluso puedes oler las fragancias a lo largo del Antiguo y Nuevo Testamento. El pueblo de Dios necesita oler esas fragancias nuevamente por medio de una serie de sermones sobre este libro.

Malaquías fue la última voz de Dios para el pueblo de Israel antes de que los cielos se silenciaran por cerca de 400 años. Esa voz debe ser significativa, aunque sea solo por esa razón. Dios ha hablado por medio de Hageo y Zacarías. Las personas han dado algunas respuestas, pero ahora nos estamos enfriando. El templo estaba operativo, pero los sacerdotes estaban bajando los estándares debido a su servicio poco entusiasta al Señor. La piedad entre el pueblo de Dios estaba decayendo peligrosamente. ¿Cuál era la respuesta de Dios a todo esto? ¡Velo en este libro!

En 1998, preparé una serie de estudios bíblicos sobre el libro de Malaquías. Habían momentos en los que sentí las emociones de este siervo de Dios cuando usaba palabras que cortaban y quemaban al buscar despertar las conciencias del pueblo de Dios. Muchos años después, aún las escucho resonar en mi propio corazón, instándome a una vida auténtica ante Dios.

Estas son cinco razones por las que tu congregación debe escuchar los mensajes de Malaquías:

1. Descubrirán el amor en la elección de Dios

La profecía de Malaquías comienza con una afirmación que incomoda a muchos creyentes. Dios dice: «Yo amé a Jacob, y aborrecí a Esaú» (1:2-3). Esta es una buena oportunidad para enseñarle al pueblo de Dios sobre la profundidad de su amor por ellos que comenzó en la Divinidad en la eternidad pasada y se ha demostrado a lo largo de la historia en su obra redentora y en sus actos de providencia. El contraste con aquellos que Dios ha evitado con su gracia debe dejar a los creyentes con una sensación fresca de gratitud por el soberano amor en la elección de Dios.

2. Aprenderán a mantener la espiritualidad de la adoración y del liderazgo

El libro de Malaquías es un llamado a despertar a los líderes de la iglesia que deben mantener los niveles más altos de dignidad en la adoración a Dios. Los sacerdotes en Israel eran apáticos ante la conducta del pueblo de Dios en la adoración. La principal preocupación simplemente era que la adoración tomara lugar. Con respecto al tipo de ofrendas que se llevaban al templo, Malaquías preguntó: «¿Por qué no lo ofreces a tu gobernador? ¿Se agradaría de ti o te recibiría con benignidad?» (1:8). ¡Ay! Cuando los líderes de la iglesia se tornan indiferentes al corazón de la verdadera adoración y están principalmente preocupados con modos externos, entonces la declinación ha comenzado y pronto atraerá el juicio de Dios.

Una visión pobre de la adoración a menudo se debe a que los líderes de la iglesia fallan en saber que son guardadores del pacto. Deben asegurar que el pueblo de Dios conozca la única relación que tienen con Dios por medio de la enseñanza constante que es fiel a la Escritura. Es por esta razón que Malaquías reprendió a los sacerdotes de Israel en Malaquías 2; por eso él les recordó el pacto de Dios con Leví. Necesitamos aplicar esto a los líderes de la iglesia hoy. Quizás los estándares de espiritualidad podrían ser restaurados a niveles bíblicos.

3. Serán advertidos sobre la infidelidad entre ellos

La infidelidad a Dios lleva invariablemente a la infidelidad entre nosotros. Malaquías resaltó la manera en que el pueblo de Judá se traicionó mutuamente al casarse con gentiles y también al mostrar cómo maltrataron y se divorciaron de sus esposas (2:10-16). Los cristianos fácilmente olvidan que las dos tablas de la ley de Dios no pueden separarse. Debemos buscar no solo amar a Dios con todo nuestro corazón, mente, alma y fuerza, sino que también debemos buscar con la misma resolución amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Nuestra piedad debe ser evidente en nuestra relación interpersonal horizontal, no solo en nuestra adoración dominical.

4. Aprenderán sobre la venida del Señor Jesucristo

Como afirmé en la introducción, a veces, leer el libro de Malaquías se siente como si observáramos la Tierra Prometida desde las alturas del Monte Nebo. Malaquías habla con claridad profética sobre el ministerio de Juan el Bautista (3:1) y luego continúa para hablar sobre la eficacia de la obra salvadora de Cristo y su obra final de juicio (3:2-5). De hecho, en esta misma nota Malaquías cierra su libro (4:1-6). Él advierte a aquellos que obstinadamente continúan en pecado que el día del juicio resultará en su destrucción total y alienta a aquellos que son fieles con que experimentarán bendiciones eternas cuando «el sol de justicia» se levante con sanidad en sus alas. Esto seguirá a un periodo en el que Elías vendrá y llevará a cabo su obra de reconciliación. ¡Maravilloso! Cuando te das cuenta de que esto sucedió al menos 400 años antes del nacimiento de Cristo, no puedes sino renovar tu fe en la divina inspiración de la Escritura.

5. Serán empujados hacia una generosidad cristiana fiel

Aunque los cristianos a lo largo de la historia no han estado totalmente de acuerdo con la perpetuidad del diezmo, sí han estado de acuerdo con que se supone que la obra de la iglesia debe ser financiada por la donación generosa y fiel del pueblo de Dios. El pueblo de Dios necesita recordatorios de vez en cuando para que así la obra del ministerio cristiano pueda avanzar. Una exposición fiel del nuevo pacto de Malaquías 3:6-18 provocará que los cristianos se pregunten a sí mismos sobre su propio compromiso práctico con la obra de la iglesia y con el cumplimiento de la Gran Comisión. Estas palabras de Malaquías aún se hacen sentir: «¿Robará el hombre a Dios? Pues ustedes me están robando» (3:8).

Conclusión

Si has sido pastor por un par de años y aún no has predicado el libro de Malaquías o siquiera lo has enseñado en un estudio bíblico, deberías considerar seriamente predicar este libro. Es un libro corto (solo cuatro capítulos) pero tiene algunas de las lecciones más relevantes y punzantes que puedas encontrar en los Profetas Menores.

Este recurso fue publicado originalmente en 9Marks.
Photo of Conrad Mbewe
Conrad Mbewe
Photo of Conrad Mbewe

Conrad Mbewe

Conrad Mbewe es pastor de la iglesia bautista Kabwata en Lusaka, Zambia.
Otras entradas de Conrad Mbewe
¿Cómo la COVID-19 expone la mentira del evangelio de la prosperidad?
 
La vida personal del pastor: una fuente de poder en el púlpito