volver
1. El dinero puede hacer que olvides a Dios

Las necesidades físicas pueden provocar que clames a Dios por ayuda y al clamar por ayuda te das cuenta de que la necesitas no solo físicamente, sino también espiritualmente. Un pastor de una iglesia en una comunidad extremadamente próspera me dijo que dado que su gente era capaz de comprar su entrada o salida de casi cualquier situación, era difícil para ellos verse a sí mismos como necesitados. La supuesta autosuficiencia de la riqueza puede tentarnos a creer en el engaño más grande de nuestra autonomía: que tenemos derecho a vivir la vida como queramos, y de nuestra autosuficiencia: que tenemos dentro de nosotros todo lo que necesitamos para ser lo que queramos. Se supone que debemos ser y hacer lo que se supone que debemos hacer. El dinero puede permitirnos darnos el lujo de vivir una forma de vida egocéntrica que actúa como si nada fuera más grande que nosotros y más importante que nuestros deseos, necesidades y sentimientos individuales.

Ahora, no me malinterpreten aquí. No hay ninguna enseñanza en la Escritura que nos lleve a creer que los pobres están espiritualmente mejor que los demás. Mi punto es alertarte sobre uno de los peligros del dinero. El dinero puede funcionar como ingrediente para un estilo de vida que, en la práctica, se olvida de la existencia de Dios y su plan. Este estilo de vida se trata más de la gloria personal que de la gloria de Dios, y reduce el gasto de dinero para tratarse solamente del deseo y la necesidad personal y de la búsqueda de comodidad y placer individual. Aquellos que están atrapados en ese estilo de vida pueden admitir teológicamente la existencia de Dios, pero su dinero apoya un estilo de vida que lo ignora.

2. El dinero puede cambiar la manera en que piensas acerca de ti mismo

El dinero es un estimulante. Se utilizará para estimular un estilo de vida Dioscéntrico o un estilo de vida egocéntrico. Un amigo me dijo que durante años se había enorgullecido de estar comprometido y contento por tener un estilo de vida «sencillo», mejor dicho, hasta que consiguió dinero. De pronto, se encontró deseando un automóvil más lujoso; se sintió atraído por una camisa más cara y quería comer en el mejor restaurante. Él dijo: «fue humillante admitir que no había estado viviendo una vida sencilla porque estaba espiritualmente comprometido con ella. Había estado viviendo una vida sencilla porque era pobre».

El dinero puede animarte a ser más egocéntrico y exigente; puede llevarte a estar descontento con lo que una vez te hizo feliz y, lo que es aún más peligroso, el dinero puede llevarte a esperar de la vida lo que no debes esperar y a sentir que mereces lo que no mereces. El dinero realmente puede tener una gran influencia sobre cómo te defines a ti mismo y sobre cómo piensas acerca de tu vida y de las expectativas que dan forma a tus decepciones.

3. El dinero puede hacer que menosprecies a los demás

Lo que estaba pasando era muy claro y muy triste. Los niños adinerados se pararon y se burlaron de un hombre sin hogar que estaba haciendo todo lo posible para apartarse de su camino. ¿Cuál era la diferencia entre los niños y el vagabundo? Bueno, de una manera más profunda, no había diferencia. Los niños y el vagabundo fueron creados a imagen de Dios y tenían la intención de reflejar su gloria. Todos eran pecadores en necesidad desesperada de redención. Ni el vagabundo ni los adolescentes acomodados habían estado a cargo de todas las circunstancias que los habían llevado a su lugar en la vida. Ni los niños ni el hombre pudieron pararse ante Dios y decir que se merecen algo. No obstante, los chicos no se veían a sí mismos como similares al hombre. Se veían a sí mismos como un ser humano de orden superior, y trataban al hombre pobre como menos que humano.

¿Qué hizo que pensaran como pensaban y que trataran al hombre como lo hicieron? Bueno, hay muchas respuestas para esa pregunta, demasiadas para que las consideremos aquí, pero había un ingrediente principal que lo impulsaba todo: el dinero. Para esos chicos de secundaria de los suburbios, este hombre era un vagabundo, un mendigo, un perdedor. Ellos fueron los elegidos. Era feo y cruel, pero representaba uno de los peligros del dinero. A medida que el dinero redefine tu identidad, también puede cambiar la forma en que miras a los demás. El dinero puede estimular el orgulloso prejuicio que acecha en algún lugar del corazón de todo pecador.

4. El dinero puede debilitar tu determinación de luchar contra la tentación

Cuando mi amigo admitió que estaba llevando una vida sencilla, estaba diciendo algo más. De una manera concreta, su pobreza lo había protegido de poder seguir completamente el rastro de su codicia. No, no lo había protegido de ser envidioso y de estar descontento en algunos momentos, pero simplemente no tenía el dinero para pagar lo que su corazón egoísta podía imaginar. Este punto es precisamente la razón por la que la Biblia nos alerta sobre el peligro de las riquezas. Venimos a este mundo como personas que necesitan ser reentrenadas. Venimos a este mundo como un peligro para nosotros mismos. Naturalmente, estamos más descontentos que contentos. Nos sentimos naturalmente atraídos por lo que debería asustarnos. Intuitivamente, empujamos los límites que Dios ha puesto. Entonces, cualquier cosa en nuestras vidas que nos proteja de nosotros mismos, cualquier cosa que nos restrinja o cualquier cosa que dificulte ir a donde nuestros deseos vagan, es una bendición.

El dinero es un peligro en el sentido que elimina una restricción —la asequibilidad— y, al hacerlo, expone nuestros corazones. Es solo cuando la gracia de Dios ha formado en nosotros corazones verdaderamente satisfechos que podemos vivir vidas reeducadas, sin seguir el rastro del conejo de cada deseo egoísta que nuestras billeteras pueden permitirse. Mira, la mayoría de nosotros compramos regularmente lo que no necesitamos porque hemos seguido deseos que necesitan ser refrenados, y la moderación es necesaria porque somos capaces de permitirnos cualquier cosa que en ese momento haya llamado la atención de nuestros corazones.

5. El dinero puede financiar tu lealtad al reino del yo

Bueno, esta es la conclusión. Ya he dicho mucho al respecto, pero este punto también requiere una atención más especial. No hay neutralidad cuando se trata de tu relación y uso diario del dinero. Cuando tienes y usas tu dinero, debes recordarte constantemente que tener y usar dinero son actos de adoración. Así de importante es este problema. O estás usando tus fondos para adorarte a ti mismo —incluso si no lo sabes— o estás usando tu dinero en adoración consciente de Dios. Tu dinero se está invirtiendo en la construcción de tu pequeño reino personal centrado en ti mismo o se está ofreciendo para los intereses del gran y glorioso Reino eterno de Dios. Esta es la tentación que enfrenta todo pecador: usar los recursos que se le han dado para financiar los deseos, necesidades y aspiraciones del reino del yo, y cuanto más dinero tiene en sus manos, más poder tiende a tener esta tentación.

Entonces, el dinero realmente importa. Dios te ha puesto en un mundo donde el dinero existe e influirá la forma y dirección de tu vida. Debido a que el dinero te deja expuesto tanto a la bendición como al peligro, tus problemas con el dinero están a un nivel más profundo que tu comprensión de las finanzas y lo bien que hayas construido tu presupuesto. ¿Son beneficiosos el dinero, la educación y el presupuesto? ¡Por supuesto! Pero no llegan al nivel donde existe el peligro real del dinero.

Cuando uso mal el dinero, no lo uso mal porque soy ignorante o porque no tengo presupuesto. No, lo uso mal porque en ese momento no me importa lo que Dios o cualquier otra persona diga. Quiero lo que quiero, y si puedo usar mis recursos para conseguirlo, lo conseguiré. El dinero es importante porque interactúa con uno de los temas más importantes de mi corazón: el egoísmo del pecado. Ninguna cantidad de dinero, educación o planificación presupuestaria tiene el poder de liberarme de la voraz codicia de mi corazón pecaminoso. Para eso, solo puedo mirar a una cosa: la gracia poderosa de mi Redentor. Él sabe lo egoísta y codicioso que puedo ser. Él sabe cómo tomo una resolución un día y cómo la abandono al día siguiente. Él sabe cuán fácilmente soy seducido a pensar que hay algo en la creación que satisfará mi corazón anhelante. Sabe que puedo decir que creo en Dios y vivir como si no existiera. Entonces, Él me ha bendecido con su gracia aquí y ahora. Sí, esa gracia me perdona, pero hace algo más: me proporciona todo lo que necesito para vivir en un mundo loco por el dinero de la manera en que fui diseñado para vivir. ¿Cuál es el regalo más dulce de esa gracia? Bueno, el regalo más dulce no es una cosa, es una persona. El mejor regalo de Dios es Él mismo. Él viene y vive dentro de mí para que cuando el deseo interno se encuentre con la tentación externa, tenga exactamente lo que necesito para pelear la batalla.

El dinero importa, pero la gracia de Dios importa aún más. Solo esa gracia proporciona tanto la fuerza como la libertad que seguiremos necesitando hasta que los peligros del dinero desaparezcan.


Este artículo está adaptado de Redeeming Money: How God Reveals and Reorients Our Hearts [Redimiendo el dinero: cómo Dios revela y reorienta nuestros corazones] de Paul Tripp.


Este artículo fue publicado originalmente en inglés y traducido con el permiso de Crossway.
Photo of Paul Tripp
Paul Tripp
Photo of Paul Tripp

Paul Tripp

El Dr. Paul David Tripp es pastor, conferencista internacional y autor de libros éxito de ventas y ganadores de premios. Es el director de Paul Tripp Ministries. Con más de 30 libros y series en video, la pasión que mueve a Paul es conectar el poder transformador de Jesucristo a la vida cotidiana.  
Otras entradas de Paul Tripp
El Evangelio, un proverbio a la vez
 
Querido pastor: necesitas reconocer tus límites
 
Cambiemos nuestra forma de orar
 
Lo que encontrarás dentro de tu Biblia