volver

Título original en inglés: “Five Ways to Help Protect Your Kids from Sexual Abuse


Hay un estado de alerta cada vez mayor entre los padres, los educadores y la iglesia respecto a la necesidad de enseñar a los niños maneras tangibles de mantenerse a salvo. Hasta que los niños sean lo suficientemente mayores para hacerlo por sí mismos, es tarea de los padres y de los adultos relacionados prepararlos para navegar las situaciones difíciles que podrían ocurrir cuando no estén con nosotros. Por esta razón, siempre es el tiempo correcto para educar a los niños sobre técnicas de protección concretas y apropiadas para su edad.

A continuación, presento cinco maneras en las que puedes comenzar a entrenar/educar a tus hijos para ayudarlos a protegerse del abuso sexual.

  1. Enséñales a tus hijos puntos de vista apropiados en cuanto al desarrollo del sexo, de la sexualidad y de sus cuerpos. Los niños que conocen los nombres correctos de las partes del cuerpo y entienden la visión de Dios respecto al sexo y la sexualidad tienen más probabilidades de reconocer cuando ven la corrupción de tales cosas. Los niños necesitan crecer viendo el sexo como algo bueno y como parte de la creación de Dios. Con esta perspectiva positiva y correcta, es más probable que puedan identificar lo falso, así como también que le cuenten a alguien cuando ocurra algo inapropiado.
  2. Instruye a tus hijos para respetar sus cuerpos y los cuerpos de otros. Respetar significa no tocar a otras personas en sus partes privadas (y, por favor, no teman ser específicos) y también que nadie puede tocarlos. Significa no hacer ni decir nada que haga sentir incómodo a alguien. Haz juego de roles y una lluvia de ideas de todas las maneras en que esto se puede llevar a cabo. Está preparado para dar ejemplos concretos. Haz seguimiento con preguntas como estas:
    • ¿Qué es respetuoso y no respetuoso en eso?
    • ¿Qué es amoroso y no amoroso en este ejemplo? Palabras como respeto y amor les muestra a los niños lo que es valioso. Al conversar sobre los ejemplos usando estas preguntas, ellos estarán mejor preparados si alguien intenta redefinir el amor y el respeto de una manera corrompida. Una visión bíblica de estos temas sensibles les enseña a los niños a saber cómo se vive la vida según el propósito para el cual fue creada.
  3. Entrena a tus hijos para poner atención cuando algo (o alguien) los pone incómodos. Queremos ser capaces de identificar este sentimiento y luego discernir lo que lo está provocando. Podrían sentirse incómodos por un montón de razones: algo es confuso para ellos; los saca de su zona de comodidad; o son expuestos a una situación riesgosa y no pueden darle sentido. Enséñales la habilidad de discernir. Esto requerirá práctica y juego de roles. Señala lo que los pone incómodos y ayúdalos a decidir qué hacer en cada escenario.
  4. Incúlcales la habilidad de discutir temas difíciles sin temor ni vergüenza. Queremos jóvenes que compartan tranquilamente lo que ocurre en sus vidas. Para enseñarles esto, debes modelarlo. Los niños te observan para descubrir si un tema es seguro de compartir. Con ello, demostrarás que ustedes son accesibles o que mamá y papá no pueden lidiar con temas difíciles. Si ellos ven esto último, evitarán acercarse a ti para contarte algo incómodo.
  5. Enséñales a quién es seguro acudir cuando lo necesiten y tú no estés disponible. Revisa cómo compartir con estos adultos cuando algo les está molestando. Dales acceso a estas personas; por ejemplo, asegúrate de que el número de teléfono de este adulto seguro esté guardado en el teléfono de tus hijos. Explícales adónde y a quién acudir si se pierden, qué hacer en una situación insegura o incómoda, etc.

En todo esto, discipula y enséñales proactivamente a tus hijos a conocer los caminos de Dios. Cultiva una apertura sobre lo que pasa en sus vidas. Elógialos y anímalos por hablar contigo. Queremos que nuestros hijos mantengan su inocencia mientras se sienten competentes para saber qué hacer cuando estén en peligro. No queremos criar hijos temerosos, sino seguros. No estamos inculcando preocupación, estamos inspirando niños confiados y equipados. 

Este artículo fue traducido íntegramente con el permiso de The Christian Counseling & Educational Foundation (CCEF) por María José Ojeda, Acceso Directo, Santiago, Chile. La traducción es responsabilidad exclusiva del traductor. 

Esta traducción tiene concedido el Copyright © (24 de junio, 2021) de The Christian Counseling & Educational Foundation (CCEF). El artículo original titulado “Five Ways to Help Protect Your Kids from Sexual Abuse Copyright © 2019 fue traducido por María José Ojeda, Traductora General, Acceso Directo. El contenido completo está protegido por los derechos de autor y no puede ser reproducido sin el permiso escrito otorgado por CCEF. Para más información sobre clases, materiales, conferencias, educación a distancia y otros servicios, por favor, visite www.ccef.org.

Photo of Julie Lowe
Julie Lowe
Photo of Julie Lowe

Julie Lowe

Julie Lowe es miembro de la facultad de CCEF. Tiene una Maestría en consejería, otorgada por el Biblical Theological Seminary. Es consejera profesional con licencia con alrededor de quince años de experiencia. Tiene una gran experiencia tratando temas de mujeres, abuso sexual, asuntos relacionados a la imagen, la crianza y el maltrato infantil, y regularmente da charlas en eventos en relación a estos temas. Es terapeuta de juego registrada y ha implementado una oficina para realizar terapia de juego en CCEF y así servir mejor a las familias, a los adolescentes y a los niños. Es una facilitadora entrenada de Stewards of Children, una organización sin fines de lucro que provee entrenamiento sobre el abuso sexual infantil. Julie ha entrenado a un perro de terapia con el que trabaja tanto profesional como voluntariamente. Julie y su esposo, Greg, tienen seis hijos y sirven como padres de acogida y adoptivos. 
Otras entradas de Julie Lowe
Cuando los hijos dicen «estoy aburrido»
 
Volvamos a construir la autoridad de los padres
 
Adolescentes e imagen corporal
 
Abandonados a sus propios criterios