volver

Si estás leyendo esto, probablemente no estás transmitiendo semanalmente en vivo tus servicios dominicales durante el confinamiento provocado por la pandemia. Si ese eres tú, mi propósito aquí simplemente es animarte con algunos consejos prácticos. Todos estamos tropezando en un territorio inexplorado aquí. No afirmo tener el monopolio de la sabiduría. Sin embargo, con la esperanza de ofrecer un poco de ayuda, a continuación encontrarás cuatro breves sugerencias.

Considera otras maneras de guiar y dar forma a las vidas devocionales de tu congregación

Nuestro pastor principal, Mark, toma un pasaje de la Escritura cada semana para animar a los miembros de nuestra iglesia a meditar en él a lo largo de la semana. Y, los domingos, él anima a todos a escuchar el sermón sobre ese pasaje desde nuestro archivo en internet. Esta práctica ha provisto una unidad útil para las vidas devocionales de nuestra congregación. A menudo ,discuten el pasaje por teléfono o en sus grupos pequeños mediados electrónicamente.

Considera de qué otra manera puedes edificar e instruir a tu congregación a lo largo de la semana

Mark ha estado escribiendo cartas diarias que comienzan con una reflexión sobre el pasaje de la semana y luego comparte actualizaciones personales, peticiones de oración de nuestra congregación y de los obreros a los que apoyamos, consejo pastoral y más. Yo he estado escribiendo cartas semanales con un sabor generalmente más expositivo, trabajando brevemente en pasajes particularmente oportunos como el Salmo 3 y el Salmo 121. Una noche a la semana, también ofrecemos un estudio bíblico inductivo para los miembros de la iglesia por medio de Zoom, liderado por un equipo del personal de ancianos que se va rotando.

Asimismo, un equipo rotativo de ancianos está llevando a cabo reuniones diarias de oración por Zoom desde el mediodía hasta las 12:30. Cualquier miembro que quiera puede conectarse, entregar peticiones de oración y orar unos por otros. Esos tiempos se inician con una breve lectura y reflexión en la Escritura (cuando yo lidero, me centro en el pasaje semanal que Mark nos dio). Estas reuniones de oración incluyen una lista de peticiones específicas relacionadas a la COVID-19, que se actualiza lentamente, así como también actualizaciones regulares de obreros y pastores de otras iglesias locales a los que apoyamos (¡o incluso a veces tenemos entrevistas en vivo con ellos!).

Habla benevolente y respetuosamente de las iglesias que sí transmiten en vivo

A mí parecer, transmitir en vivo los servicios o no durante este confinamiento es una decisión personal. Es un asunto de prudencia, no de pecado ni justicia. Como pastor de una iglesia que no está transmitiendo en vivo, no tengo quejas contra las iglesias que sí lo hacen. No tengo problema en lo absoluto con miembros de nuestra iglesia que aprovechan lo que otras iglesias fieles están transmitiendo.

Recuerda que la unidad es más importante que el acuerdo sobre asuntos discutibles y la unidad puede prosperar a pesar del desacuerdo

Está listo para explicar tu fundamento para no transmitir en vivo cuidadosa, paciente y reiteradamente. Ayuda a los miembros de tu iglesia a no tomar el desacuerdo personalmente y ¡asegúrate de que tú tampoco lo hagas! Una diferencia en la cabeza no debe crear divergencia en el corazón. Especialmente, en medio del desacuerdo sobre el curso de acción más sabio, aprecia y preserva la unidad, y ayuda a tu congregación a hacer lo mismo.

Este recurso fue publicado originalmente en 9Marks.
Photo of Bobby Jamieson
Bobby Jamieson
Photo of Bobby Jamieson

Bobby Jamieson

Bobby Jamieson es un pastor asociado de la iglesia bautista Capitol Hill en Washington, DC. Es autor del más reciente libro, Understanding Baptism and Understanding the Lord’s Supper [Cómo entender el bautismo y la Cena del Señor]. Puedes encontrarlo en Twitter como @bobby_jamieson.
Otras entradas de Bobby Jamieson
Cuatro razones por las que debes predicar Éxodo