1.pngSE BUSCA: MÁS ANCIANAS QUE DISCIPULEN A JÓVENES
Susan Hunt

Estaba hablando sobre la feminidad bíblica y una mujer de edad universitaria me hizo una seria pregunta: ¿cómo puedo pensar bíblicamente sobre mi feminidad cuando constantemente me dicen que la independencia es poder y que debo buscar mi propia plenitud y determinar mi propio destino? 

Mi respuesta: «acércate a mujeres piadosas en tu iglesia y pídeles que le hablen a tu vida la verdad sobre la feminidad bíblica. Pídele que te muestren cómo vivir para la gloria de Dios como mujer». Pero, entonces, me pregunté, «¿la iglesia de esta jovencita está preparando a sus mujeres para responder su pregunta?». Alguien les está enseñando a las mujeres y a las jóvenes lo que significa ser una mujer. ¿Lo está haciendo la iglesia o el mundo? Mujeres mayores que discipulan a más jóvenes no es solo una idea bonita que alguien inventó y no es opcional. Es un imperativo del Evangelio. El apóstol Pablo escribe: 

Asimismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta, no calumniadoras ni esclavas de mucho vino. Que enseñen lo bueno, para que puedan instruir a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a que sean prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada (Tito 2:3-5).

A la luz de este pasaje, consideremos algunas preguntas que ayudarán a que la iglesia lleve a cabo el llamado de las mujeres a invertir en mujeres jóvenes. Es mi oración que este breve artículo desafíe a las mujeres a responder a este gran y santo llamado.

El mandato de Tito 2

El mandato de Tito 2:3-5 es que las ancianas deben discipular a las jóvenes, enseñándoles cómo crecer en piedad en sus distintas relaciones y llamados.

Algunos de los principios de discipulado arraigados en este maravilloso capítulo nos ayudarán a entender la directriz específica de las mujeres en los versos 3 al 5.

Principio #1: la iglesia es responsable de animar y equipar a las mujeres a discipularse unas a otras

En el versículo 1, Pablo dirige sus instrucciones sobre el discipulado a Tito, el pastor,  respecto al discipulado. Dado que el entrenamiento de mujeres por medio de otras mujeres es una parte integral del ministerio en la iglesia, Tito debe equipar a las mujeres en su iglesia para que lo hagan. Por lo tanto, es responsabilidad de cada líder de la iglesia ver que las mujeres estén siendo equipadas para este llamado. 

Principio #2: la iglesia debe enseñar la sana doctrina

En el versículo 1, Pablo le dice a Tito que enseñe la sana doctrina, una doctrina saludable e íntegra. Esto nos muestra que las mujeres que discipulan mujeres deben fluir y ser consistentes con el ministerio de predicación regular de la iglesia. Este discipulado debería ayudar a que las mujeres apliquen la sana doctrina en la vida diaria y en las relaciones. 

Principio #3: la comunión de los santos

Sin embargo, los versículos 3 al 5 también nos dicen que el discipulado no es responsabilidad solo de los líderes de la iglesia (ver Efesios 4:11-16). Como se declara en la Confesión de fe de Westminster: «Todos los santos que están unidos a Jesucristo, su Cabeza… Y estando unidos unos con otros en amor, tienen comunión unos con otros, en los dones y gracias,  y están obligados al cumplimiento de tales deberes, públicos y privados, que conducen a su bien mutuo, tanto en el hombre interior como en el exterior». 

El discipulado bíblico es relacional. El contenido del Evangelio debe enseñarse en el contexto de relaciones que validan el Evangelio. Nuestra relación con Dios es personal, pero esa relación también no lleva a tener comunión con los sus otros hijos adoptados. 

Los ancianos y las ancianas tienen la responsabilidad generacional de compartir sus dones y gracia con los jóvenes. Deben contarles las historias de sus victorias, así como también las de sus fracasos y deben mostrarles cómo sus historias son parte de la gran historia de redención de Dios. 

El mandato de Tito 2 es un discipulado de vida a vida que guía y cultiva feminidad cristiana madura. Es un ministerio de maternidad. Este espíritu de maternidad es evidente en las descripciones que Pablo hace de su propio ministerio con los tesalonicenses: 

Más bien demostramos ser benignos entre ustedes, como una madre que cría con ternura a sus propios hijos. Teniendo así un gran afecto por ustedes, nos hemos complacido en impartirles no solo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas, pues llegaron a ser muy amados para nosotros (1Ts 2:7-8).

Principio #4: el Evangelio es nuestra motivación   

Hay desafíos costosos en este capítulo. Invertir en las vidas de otros cuesta tiempo y energía. Significa tomar riesgos relacionales. ¿Por qué debemos vivir tan sacrificialmente?

Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres, enseñándonos, que negando la impiedad y los deseos mundanos, vivamos en este mundo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús (vv.11-13). 

Cristo vino y volverá. Llegó en gracia como un bebé y vendrá en gloria como el Rey. Mientras esperamos esa gloriosa aparición debemos hacer discípulos. A menos que estemos motivados por el Evangelio, nos sentiremos desanimados y cansados. 

Principio #5: el Evangelio es poderoso

Pablo concluye con un recordatorio electrificante del poder del Evangelio: «[Jesús] se dio por nosotros, para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo para posesión suya, celoso de buenas obras» (v.14). 

Algunos discipulados son específicos en cuanto a edad y a género, pero todo discipulado debe estar centrado en el Evangelio. Es Jesús quien nos redime y purifica. Para que un pecador caído se entusiasme por hacer lo bueno debe haber una obra radical del Evangelio. El resultado de nuestra inversión en las vidas de otros no depende de nuestro poder y experiencia. Es solo el poder del Evangelio el que puede transformar a pecadores egocéntricos en discípulos Cristocéntricos. Y una de las maravillas del discipulado dirigido por el Evangelio es que incluso si no vemos que esta transformación se está llevando a cabo en el discípulo, sí lo hace en nosotros a medida que discipulamos a otros. 

¿Quiénes son las ancianas?

Los pasajes no nos dan una edad específica para las «ancianas» que deben discipular a las jóvenes. Dado el contenido de lo que deben enseñar, sus cualidades principales parecieran centrarse en la madurez espiritual. Por supuesto, la edad cronológica entrega experiencias de vida y perspectiva que son valiosas, pero la realidad es que cada mujer y joven cristiana debe considerarse una anciana y una joven. Debemos buscar mujeres que puedan animarnos y equiparnos a vivir para la gloria de Dios mientras buscamos discipular a otras mujeres en la feminidad bíblica.

¿Cómo puede la iglesia local facilitar este ministerio?

Las relaciones de maternidad espiritual tienen todas las formas y tamaños. No existe fórmula. Una relación de Tito 2 podría ser regular o intermitente, consistir en dos personas o en un grupo, llevarse a cabo entre ancianas y jóvenes, pero cada relación de Tito 2 estará llena de propósito. Será un esfuerzo intencionado para animar y equipar a otras mujeres y chicas a vivir para la gloria de Dios al vivir bajo la autoridad de la Palabra de Dios y al ser entrenadas en los principios de la feminidad. 

Este ministerio no es un programa; es un estilo de vida. Sin embargo, a veces requiere más esfuerzos programáticos para hacer arrancar estas relaciones. Un ministerio de mujeres es un vehículo que una iglesia puede usar para desafiar y equipar a las mujeres para este llamado. En una iglesia que ya tiene un ministerio de mujeres, pueden comenzar a hacerse algunas preguntas estratégicas: 

  • ¿Cómo el ministerio de mujeres está capacitando a nuestra iglesia para obedecer Tito 1:3-5?
  • ¿Cómo nuestro ministerio de discipulado refleja los principios de discipulado en Tito 2?
  • ¿Cómo están siendo equipadas las mujeres para entrenar a las jóvenes en los principios bíblicos de la feminidad?
  • ¿Qué oportunidades entregamos para desarrollar el cultivo de relaciones entre mujeres mayores y jóvenes?

¿Dónde están las ancianas?

¿Dónde están las ancianas? Creo que están sentadas en las bancas de nuestras iglesias esperando ser cautivadas por este llamado bíblico y equipadas para realizarlo. 

Este recurso fue publicado originalmente en 9Marks. | Traducción: María José Ojeda

 Descargar PDF 




shunt.jpg


Susan Hunt
es madre y abuela, esposa de pastor y ex directora de los Ministerios de Mujeres para la iglesia presbiteriana de Estados Unidos.

 

¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO!